Artículos más vistos

Redactado por: Silvia G lunes, mayo 19, 2014

El folclore japonés es muy amplio y diverso, sobre todo en lo referido a espíritus. Aquí intentaré dar una pequeña introducción a una de las numerosas clases de monstruos: los tsukumogami.

Los tsukumogami (付喪神, dios del objeto) son un tipo de yôkai (monstruos del folclore japonés) de los que se pueden encontrar referencias a partir del siglo X como medio para difundir el Budismo Shingon. Su particularidad consiste en que son objetos del hogar que, al alcanzar su “cumpleaños” número cien, adquieren propiedades sobrenaturales, como la capacidad de hablar, caminar, etc. Cabe destacar que en esta categoría no entran los objetos malditos o encantados, ya que los tsukumogami se consideran espíritus sobrenaturales.



Por lo general, no son malignos y como mucho llegan a gastar algunas bromas a los dueños de la casa, pero pueden llegar a enfadarse con los que no los tratan bien, los que los tiran o los que son derrochadores. Por ello existen ceremonias específicas para los objetos rotos, para evitar que puedan causar problemas en el futuro.

Al ser objetos de la casa, prácticamente cualquier cosa podría convertirse en un tsukumogami y por ello existe tanta variedad en esta categoría de yôkai. Algunos de los más comunes son los siguientes:

- Bakezôri: sandalias japonesas. Suele correr por las casas deshabitadas al grito de “Kararin, kororin, kankororin, managu mittsu ni ha ninmai!“ (¡Kararin, kororin, kankororin! ¡Dos ojos, tres ojos y dos dientes!).


- Chôchin-ôbake: linterna de papel. Si no se le trata bien, puede incluso prenderle fuego a la casa.


- Karakasa: un paragüas tradicional. Suelen asustar a la gente dándoles un lametazo.


- Boroboroton: un futón desgastado. Se levanta por la noche y tira al dueño de la cama. Puede llegar a asfixiarlo si este no se despierta a tiempo.


- Biwa-bokuboku: una biwa con cuerpo de persona. Toca y canta de noche, lamentándose de su antiguo dueño. A veces también baila en casas deshabitadas haciendo mucho ruido.


- Kameosa: una jarra de agua o sake. Proporciona una reserva sin fin de cualquier líquido o comida que se ponga dentro.


- Shôgôro: un gong. Salen por la noche haciendo mucho ruido.


Existen muchísimos más, por supuesto, como el zorigami (un reloj), el kosode-no-te (un kimono), el morinji-no-okama (una tetera), etc.

Los tsukumogami han tenido una fuerte presencia en el campo de las artes, como es el caso de Toriyama Sekien (autor de varios dibujos de los que podéis ver aquí), que llegó incluso a crear nuevos yôkai, y Shigeru Mizuki, autor de "GeGeGe no Kitarô", una obra que hay que nombrar necesariamente a la hora de hablar de yôkai de cualquier clase.

¿Conocéis otros espíritus del folclore japonés? ¿Cuáles os gustan más? ¿Os gustaría tener más información sobre algún tipo en concreto?

Si queréis saber más, ¡dejad un comentario aquí abajo!

¡Dejanos tu comentario!

Suscribete a los artículos | Suscribete a los comentarios

- Copyright © Shibuya Scramble - Tema original: Date A Live - Edición y traducción: Dorian Lacroix -